Enclavada en un valle rodeado de montes, junto al río Arlanzón. Destacan las casas nobles de piedra arenisca rojiza levantadas en el siglo XVII Y XVIII por los ricos ganaderos.

Su cercanía con Burgos capital, su riqueza natural, y la vía del Ferrocarril Minero, hoy en día convertida en "vía verde", siempre ayudaron en el desarrollo económico de Pineda.

Reconocido por ser uno de los lugares más bellos de la Sierra de la Demanda, presume también de uno de los más hermosos ejemplos de románico serrano de la provincia. Conjunto Histórico desde 2010, entre sus edificios de interés destaca la Iglesia de San Sebastián, declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento en 1983, y el conjunto de casonas que mantienen la tipología tradicional. Un lugar que aún conserva su estructura urbana originaria.