Uno de los nodos fortificados y defensivos entre la frontera española y portuguesa. Lugar ejemplo de arquitectura defensiva albergado en un enclave natural de gran belleza paisajística. La situación fronteriza dio lugar al castillo edificado por Don Denís de Portugal, y posteriormente consolidado como residencia castellana de personajes reales, entre ellos Doña Leonor de Aragón, abuela de Fernando el Católico.

Sería también punto estratégico en la guerra de secesión portuguesa del XVII, y zona de refriega durante la guerra de la Independencia.

El Duque de Alba la dio la imposición del Noveno, a quien le fue entregada la Villa por los Reyes Católicos. Lugar de estancia para nobles y realeza.