Sasamón, la vieja ciudad romana de Segisama, se muestra hoy a los ojos del turista como uno de los conjuntos histórico artísticos más impresionantes del oeste de Burgos. El legado romano convive con los restos de arquitectura medieval, renacentista y con algunas construcciones de vanguardia. Algo que convierte a la villa en un lugar de parada obligada en el recorrido por las tierras del páramo burgalés.

La villa de Sasamón, declarada conjunto histórico artístico en 1982, recibe al visitante desde un pequeño cerro sobre el que se asienta, en pleno corazón de las tierras del páramo burgalés, al oeste de la provincia de Burgos.

Una localidad que ha sabido conservar el sabor de los más de 2.000 años de historia con los que cuenta. Sorprende cómo los restos de las diferentes culturas han convivido a lo largo del tiempo en un conjunto que surge en torno a la iglesia de porte catedralicio, Santa María la Mayor; uno de los ejemplos góticos más bellos de toda la provincia y el segundo templo de mayores dimensiones después de la catedral de la capital.