Rodeada por cordilleras calizas y terrosas, La Vecilla se encuentra en el valle que le dio nombre: "El Valle del Curueño". Lugar de ricos terrenos agrícolas, la comunidad del Curueño es de gran riqueza botánica y faunística, destacando en lo alto del valle la Reserva Nacional de Caza de Mampodre.

Pueblo de origen celta, fueron los romanos quienes lo organizaron y desarrollaron para labrar la tierra, ampliado después por musulmanes y moros desde los siglos VIII al X.

Conserva su torre medieval del siglo XIV, perteneciente a la familia de los Álvarez de Acevedo. Torreón de factura cilíndrica, construido en mampostería, fue durante tiempos archivo de importantes documentos. Restaurado en la actualidad, ha sido declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico.