El Valle de Mena, es el corredor de paso natural entre este y oeste de los pueblos. Villasana de Mena tiene el título de Villa desde el siglo XI, con el reinado de Alfonso VI, en el siglo XIII fue tomado por los Velasco, amurallando la Villa y creando una torre para protegerla de los Salazar; familias en disputa constante en esta zona.

En la Posición central se encuentra la Plaza del Pueblo, que toma el nombre de Santa Ana al construirse el Convento en el S XV, a petición de Don Sancho Ortiz, al que más tarde se unió el convento para monjas Concepcionistas franciscanas, actualmente la más importante obra de arte mudéjar de Burgos. Destacan algunas edificaciones singulares como la Iglesia de Villasana, la Asunción, localizada en el primer asentamiento del pueblo, sustituida por la Iglesia de Nuestra Señora de los Altices.