Si pensáramos en un municipio del siglo XVIII bien conservado, con un casco urbano típico de esos tiempos pasados y una chimenea cónica pinariega, similar a las que encontramos en los cuentos, estaríamos pensando en "La Cuenca" en el municipio de Golmayo.