A través de la riqueza vitivinícola de Castilla y León se presentan diferentes rutas para descubrir las regiones de esta Comunidad en las que nacen algunos de los mejores vinos de España.

Surcando la Ribera del Duero, en el corazón de Castilla, y atravesando las tierras de El Bierzo o las que rodean a la vallisoletana Rueda, el viajero aprecia el valor de unos caldos con una vasta historia, y aprecia desde las antiguas fortalezas o la llanura castellana un paisaje único y sorprendente bañado por viñedos.