Recibe este nombre por haber sido construido junto a un castro celta, así denominado, en la provincia de Ávila. El embalse del Castro de las Cogotas pertenece a la Edad de Hierro y su fundación se sitúa en el siglo I antes de Cristo.

Recoge las aguas del río Adaja ya que tiene asignada la misión de garantizar el abastecimiento de agua potable a varias localidades de las provincias de Ávila y Valladolid. Dada la proximidad del embalse a la capital abulense, el proyecto se complementó con la construcción de otro mini-embalse, llamado de Fuentes Claras, adherido al primero, que garantiza el abastecimiento de agua potable en Ávila en situaciones de emergencia.