Castilla y León propone un gran número de rutas a lo largo y ancho de su territorio, ofreciendo al viajero realizar diferentes recorridos por valles, montañas o senderos, de los que disfrutar y donde observar la naturaleza en estado puro.

A pie o en bicicleta, mayores, y también pequeños, pueden caminar por lugares únicos, descubrir sorprendentes parajes y escuchar el sonido de la naturaleza, tan solo el ruido de ríos y arroyos o de las especies que habitan en estos espacios naturales donde se consigue desconectar desde el propio inicio de cada ruta.