Castilla y León conserva una arraigada tradición taurina que despierta el interés en diferentes partes del mundo a través de sus eventos y festejos, así como por el gran número de ganaderías taurinas con las que cuenta en la región y que pueden ser visitadas por aficionados y por todos aquellos que desean conocer un poco mejor la cultura popular de los toros.

La cría del ganado de lidia en tierras castellanoleonesas permite mantener el entorno natural y conservar el tipo racial. Son popularmente conocidas en España las Dehesas del campo charro, uno de los paisajes más característicos de la provincia de Salamanca.

En 2014, la Tauromaquia en Castilla y León es declarada Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial, un reconocimiento que demuestra, todavía más, la importancia de esta manifestación cultural que pone en valor el arte de la lidia del toro. La tauromaquia cuenta en la región con museos, escuelas taurinas, festejos populares,… que protegen el patrimonio cultural en torno al toro y se encargan de promocionar una tradición con siglos de historia.