Museo de León. Tiene razón Arthur Danto cuando dice que gran parte del arte contemporáneo no es estético en absoluto y que, en su lugar, prima el poder del significado. A partir de ahí podríamos tratar de cierta verdad, de una verdad que afecta a la propia naturaleza del arte. Pero más allá de cuestiones que afectan a la filosofía del arte, es posible hablar de belleza en el arte contemporáneo; o de "otra belleza", bien distinta a la tradicional idea de belleza y estética asumida desde los tiempos de la Ilustración y totalmente dinamitada con las primeras vanguardias y, en particular, con la obra de autores como Marcel Duchamp. Pero no podemos negar que nuestra percepción del arte del siglo xx ha asimilado ciertos patrones nuevos que afectan a esa verdad y a esa naturaleza misma del arte.

Hay belleza en la idea del vacío y en el silencio de las obras de Jorge Oteiza (1909-2003) y Eduardo Chillida (1924-2002), en el hecho de que un elemento pobre como una pila de sacos, Pila de sacs (1991) realizada por Tàpies (1923-2012) participe de la misma categoría que una escultura griega. Los lienzos horadados, esas pobres arpilleras de Millares (1926-1972) son de una belleza totalmente contemporánea y su valor reside en su verdad eterna e inmutable. Del autor canario, y por su relevancia en el arte español de la segunda mitad del siglo xx, incluimos en esta exposición tres obras. S/T, 1957 es una obra que coincide con la serie que presentó en la IV Bienal del Museo de Arte Moderna de São Paulo, en el cual sus obras convivieron con particular acierto con las esculturas de Jorge Oteiza.

Manolo Millares es miembro fundador del grupo El Paso, el principal grupo artístico que surgirá en España en estos tiempos de posguerra, junto —entre otros— con Rafael Canogar (Toledo, 1935), Manuel Rivera (1927-1995) y Antonio Saura (1930-1998) también representados en esta exposición. Grito 6 (1959) de Antonio Saura nos invita a revisar la serie de este autor imprescindible. En su trazo aparentemente espontáneo encontramos un nuevo ejercicio de verdad, un homenaje o una reflexión sobre una tradición pictórica y cómo no a Goya. Ese grito de Saura es todo un símbolo de una época.

Por tanto, la estética del informalismo domina esta primera parte de la exposición. En ese marco encajaría la obra de otros autores fundamentales del arte español del siglo xx como Lucio Muñoz (1929-1998) o Leopoldo Nóvoa (1919-2012).

La segunda parte de la exposición es, en cierto modo, una expansión de la pintura y la escultura desde diversas individualidades. Empieza con Luis Gordillo (Sevilla, 1934) y la renovación de la pintura española de los años ochenta con autores como Carlos Alcolea (1949-1992), Miguel Ángel Campano (Madrid, 1948), José María Sicilia (Madrid, 1954), José Manuel Broto (Zaragoza, 1949) y, desde luego, Miquel Barceló (Mallorca, 1957). Del autor mallorquín presentamos dos obras Blanc Negre, 1984 y Le feu sur la plage, 1984.

En cuanto a esta última obra ha sido realizada en un momento especialmente fecundo del autor: en un viaje iniciático realizado en 1984 junto al diseñador Javier Mariscal por la costa de Portugal. La obra pintada en ese contexto es una explosión de color, de materia y de texturas de todo tipo, un plein air explosivo, que llevó a Barceló a pintar la obra en la propia playa. Para ello utilizó arena y toda suerte de restos marinos. En un vídeo que recoge este momento le dice Barceló a su amigo Mariscal aquello de "vamos a llenar de arena de playa las galerías de arte".

La gran escultura de Francisco Leiro (Cambados, 1957) es en cierto modo el contrapunto expresivo en el terreno de la escultura. Leiro es actualmente una de las personalidades más relevantes de la escultura en España y está presente en numerosas colecciones nacionales e internacionales, Muda o cacho, 1997 es una poderosa pieza en madera y resina de casi tres metros de altura. Se trata de una de las obras más destacadas de la Colección ABANCA.

Esta exposición se completa con un lienzo de Sean Scully (Dublín, 1945) Wall of light, 1999 es una característica retícula de uno de los nombres más importantes del panorama artístico internacional. Desde los años 70, la obra de este irlandés nacionalizado estadounidense es una presencia constante en la renovación del lenguaje de la abstracción en el marco de la pintura actual. Su inclusión en esta muestra nos abre camino al arte internacional,

Está pasando ahora

Fechas

Del 15 mayo al 16 julio de 2017

Enlace

Dirección

Museo de León - Plaza de Santo Domingo, 8. Municipio de León. 24002 León.