Susana Talayero propone para el CAB una exposición protagonizada por la pintura, por el propio hecho de pintar, por el empleo de los materiales que le son propios, por su aspecto más visceral e inmediato. Pergeñada casi como una pintura de acción, en la que el gesto informal determina la apariencia de la obra, Talayero ha creado una muestra alejada de toda convención. Una pintura en la que lo material y lo táctil parecen extenderse sin límite.

Un proyecto este en el que la implicación física del artista es indispensable para crear una pintura que cobra entidad corpórea, que se derrama y amplía por las paredes y el suelo de la sala.

La artista ha concebido su exposición como un continuum formal, cuya coherencia emana, curiosamente, de una suma de fragmentos aparentemente inconexos. Una idea de totalidad pictórica construida a partir de una miríada de retales, que solo alcanzarán su forma precisa durante el montaje y la instalación de las obra.

Es por tanto también una pintura cuya apariencia final resulta del proceso creativo de su instalación, traspasando las fronteras entre lo bidimensional y la plástica de la escultura.

La pintura de Susana Talayero

No es extraño que el aspecto que ofrecen las instalaciones pictóricas de Talayero nos lleven a pensar en jardines. Naturalezas vivas de color que parecen brotar espontáneas en un terreno dejado en barbecho, germinado por el capricho de la naturaleza.

Un aspecto muy singular del trabajo de Talayero es su interés por materiales pobres, sencillos, comunes: el papel el grafito, la tela o la madera tienen una gran presencia en su obra. También materiales industriales, residuos susceptibles de ser manipulados, incluso cauchos o aparejos marinos. No obstante desde hace tiempo comenzó a investigar con un tipo de papel poliéster, caracterizado por su opacidad y frialdad en el que la pintura resbala. Esa repulsión de la materia pictórica ha permitido a Talayero profundizar sobre el movimiento, el signo libre y no sometido a ningún condicionante.

Siempre se ha sentido cómoda con los grandes formatos (de alguna manera los entiende como una prolongación de su propio cuerpo traspasado a la pintura) a los que atraviesa con trazos de cuchillo (son sus propias palabras) acometidos con una rabia que se ejemplifica en el uso del color. Acaso su pintura sea solo un pretexto para realizar una puesta en escena, una teatralización íntima y desprovista de mayores argumentos narrativos. Experimentación, técnica y conciencia de que lo que único que al artista le interesa es aquello que se le ha escapado, aquello no realizado, aquello que aún busca.

Susana Talayero en el CAB

La pintura de Susana Talayero no oculta su cercanía a la forma. Rasguños, rastros, evocaciones de representaciones cercanas y reconocibles, manchas de color acotadas con pinceladas gruesas, miradas, rostros camuflados y deformados, ecos de dibujos y de lápiz. Pinturas individuales y a la vez necesitadas de sus compañeras de serie. Obras surgidas, pensadas e ideadas en su aspecto final en el estudio, pero cuya definitiva visión solo será posible tras un proceso de montaje entendido tanto como investigación como creación.

Susana Talayero convierte diferentes elementos, comúnmente asociados con la bidimensional pictórica, en una suerte de experiencia iniciática con el color y la materia como gran protagonista. Tiras de papel de gran longitud que cuelgan de paredes y techo y se extienden sobre el suelo, mesas o sillas; muros panelados con imágenes que se superponen unas a otras, desvelando partes de la obra, ocultando por el contrario otras por mor de un amontonamiento deliberado; plásticos, telas y dibujo que refuerzan una lectura artística saturada, sin descanso, elegante y brutal a la par.

Sobre Susana Talayero

Susana Talayero (Bilbao, 1961).

Licenciada en Bellas Artes, Universidad del País Vasco UPV/EHU, en 1985.

De 1986 a 1995 vive en Roma donde desarrolla su trabajo artístico. Posteriormente se traslada a Bilbao donde actualmente vive y trabaja. Mantiene una relación viva con Roma, donde desarrolla un proyecto en torno a la reactivación de la memoria que le obliga a ir de una ciudad a otra constantemente. Su trabajo se centra en la pintura y el dibujo, extendiéndose de manera ocasional durante los últimos años al vídeo, como práctica que le permite explorar los límites entre los diversos medios.

Está pasando ahora

Fechas

Del 9 febrero al 3 junio de 2018

Enlace

Dirección

Centro de Arte Caja de Burgos (CAB) - C/ Saldaña, s/n. Municipio de Burgos. 09003 Burgos.

Información adicional

De martes a viernes, de 11:00 a 14:00 y de 17:30 a 20:00 hrs. Sábados, de 11:00 a 14:30 y de 17:30 a 21:00 hrs. Domingos y festivos, de 11:00 a 14:30 hrs.