Arquitectura, la exposición que propone Rafael Navarro (Zaragoza, 1940) en el CAB, comparte con sus trabajos anteriores una misma pulsión: la atracción física, intrínsecamente sensual, por la materia que define la fotografía. Líneas, trazos, superficies, límites, texturas; geometrías acompañadas por formas vagamente orgánicas en ocasiones; por sombras, por planos acotados bajo los que surgen contraplanos en perspectiva, en algunas otras de sus obras.

Aunque el color no es exclusivo de esta serie de Navarro, sí lo caracteriza. Es tal vez un modo de reforzar la idea, más que de fragmento, de segmento de un todo. Un tajo a bisel que secciona el edificio, lo amputa hasta casi eliminar toda posibilidad de reconstrucción mental de la fábrica. No en vano Navarro reclama la descontextualización de sus imágenes (y su distancia del documento) para que sea el espectador el que realice ese ejercicio si lo desea. Para nosotros no deja de ser elocuente la distancia de las fotografías de Rafael Navarro respecto del objeto aparentemente retratado. Cualquier elemento que reconstruya mentalmente un templo, un frontón, una torre, un museo, un teatro, un circo o un cine solo será la cuota con que pagamos la mirada más distraída.

Sobre Rafael Navarro

Rafael Navarro. Unas notas sobre su trabajo

Para mí la fotografía es un medio.

Un medio que me permite hablar allá donde no encuentro las palabras.

Un medio con el que busco en mi subconsciente, aflorando contenidos, sentimientos escondidos.

Un medio que me permite crear objetos que contengan valores sutiles inteligibles para otros.

Un medio que me deja respirar mi libertad.

Nacido en 1940 en la ciudad de Zaragoza, Rafael Navarro inició su larga andadura artística a principios de la década de los setenta.

Su obra es un reflejo de su mundo interior, donde mostrar lo evidente casi nunca ha sido un objetivo. El artista, que como experimentado profesor domina los arcanos de la técnica, renuncia con frecuencia al control del movimiento, a la acutancia, o a la rigurosa exactitud mecánica que permite la fotografía, para dejar abierta la elocuencia de la forma y el imprescindible cruce de subjetividades donde verdaderamente se reúnen la obra y el lector.

Una de las constantes en su dilatada obra es la importancia que en ella ejerce su fascinación por la naturaleza; el cuerpo humano libre de los artificios del ropaje, donde un pliegue es otro modo del paisaje o cómo los ciclos y los tiempos se abren camino y dejan su rastro en una piedra o en una masa vegetal. Su obra ha sido expuesta en galerías y museos nacionales e internacionales en más de 700 ocasiones y forma parte de relevantes fondos de instituciones de todo el mundo.

Centenares de referencias bibliográficas y publicaciones documentan su obra y su singladura emocional desde 1975 hasta la actualidad. Como reconocimiento a su aportación al arte contemporáneo, la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis le ha distinguido con su incorporación como académico de número.

Texto de Ángel Mª Fuentes de Cía

(Información procedente de la web de la Fundación Caja de Burgos)

Está pasando ahora

Fechas

Del 7 junio al 22 septiembre de 2019

Enlace

Dirección

Centro de Arte Caja de Burgos (CAB) - C/ Saldaña, s/n. Municipio de Burgos. 09003 Burgos.

Información adicional

De martes a viernes, de 11:00 a 14:00 y de 17:30 a 20:00 hrs. Sábados, de 11:00 a 14:30 y de 17:30 a 21:00 hrs. Domingos y festivos, de 11:00 a 14:30 hrs.