Las empresas turísticas establecidas en la Comunidad de Castilla y León, ya sean personas físicas, jurídicas o comunidades de bienes, que sean titulares de establecimientos turísticos, agencias de viajes, empresas de turismo activo o guías de turismo.

La condición que se impone a los solicitantes es que estén inscritos en el Registro de Turismo de Castilla y León, con anterioridad al 15 de marzo de 2020.