No, porque las bases establecen que en el caso de hipotecas, el gasto subvencionable no podrá superar el 25 por ciento del gasto subvencionable total, lo cual implica que deben existir otros gastos diferentes, dentro de los que se contemplan como subvencionables.