A cargo de Francisco Javier Vela Santamaría.

En el 500 aniversario de la rebelión comunera es el momento de repasar y repensar las visiones e interpretaciones de la misma.

"Traydores de la corona Real" sentenciaron los jueces de los vencedores. "Defension de nuestras libertades" proclamaron en algún momento los vencidos. Consignas aparte, una guerra civil que dividió y enfrentó a buena parte de las ciudades de la meseta castellana. La victoria de la alta nobleza sobre los concejos permitió la expansión del poder regio lo que favoreció la ocultación del propio hecho. La posibilidad de rebelión no era algo que deseasen recordar los absolutistas ni la implicación en ella era conveniente para los descendientes de los comuneros.

Hasta que en unos pocos días de 1808 esa monarquía desapareció, sus representantes perdieron la autoridad y ante el vacío de poder surgieron en todos los rincones "juntas" que acabaron coordinándose en la "Junta Suprema Central". La misma reacción popular e institucional a similares circunstancias ocurridas tres siglos antes. El liberalismo español decimonónico encontró su origen nacional y su legitimidad histórica en la lucha comunera contra el retrógrado absolutismo. El fin del último resto de Imperio en 1898 abrió camino a la interpretación contraria. La expansión universal y la modernización española comenzaron con Carlos V y las Comunidades fueron una reacción anacrónica.

Próximamente

Fechas

16 de abril de 2021

Enlace

Dirección

Biblioteca de Castilla y León - Plaza de la Trinidad, 2. Municipio de Valladolid. 47003 Valladolid.

Información adicional

Lugar: Auditorio de la biblioteca. Entrada libre hasta completar aforo (24 plazas)