Venancio Blanco nació entre encinas, en el campo charro, pues su padre era mayoral de una ganadería de reses bravas. Sus primeros juegos transcurrieron en plena Naturaleza y por eso a menudo Venancio contaba cómo el campo había sido su primer maestro. Poco a poco se iba empapando de conocimientos, de ideas, que años más tarde plasmaría en sus esculturas, pinturas o dibujos. En ese camino, que jamás abandonó, Venancio se sentía crecer, se sentía libre: solía afirmar que la libertad fue la herencia que su padre le dejó.

En esta nueva exposición en la Sala de Santo Domingo de la Cruz, podremos disfrutar de esa visión que Venancio hacía de la Naturaleza, tan íntimamente ligada a la Belleza, que él descubría hasta en el marchitar de las flores. Encontraremos en la muestra dibujos de flores, paisajes, bronces de pequeño formato: árboles, ciervos, perdices, caballos, etc. El montaje tratará de maridar Arte y Naturaleza, buscando recrear el camino diario de Venancio, el que recorría en su niñez y por el que siempre avanzó.

"Lo bonito de la vida es sentirte crecer y la prueba la tienes en la Naturaleza" [Venancio Blanco]

[Ver más información en archivo adjunto]

Web del evento: http://www.fundacionvenancioblanco.es/

Últimos días

Fechas

Del 30 enero al 30 septiembre de 2020

Enlace

Dirección

Sala de Exposiciones Santo Domingo de la Cruz - Arroyo de Santo Domingo, s/n. Municipio de Salamanca. 37008 Salamanca.

Información adicional

De martes a viernes de 17 a 21h. Sábados, domingos y festivos de 12 a 14h y de 17 a 21h. Lunes cerrado