Museo de León. Este mes de julio 2019 destacamos como Pieza del Mes un altorrelieve procedente de la crestería de la sillería coral del Monasterio de San Pedro de Eslonza, hoy en ruinas. Probablemente realizada a mediados del siglo XVI en madera de nogal, encontramos un rostro que representa a Hércules o Heracles con la piel del león de Nemea, una piel que, según la literatura, resultaba impenetrable para las armas. La muerte de ese león es uno de los doce trabajos que se encomiendan al héroe tras su visita al Oráculo de Delfos como penitencia por haber matado en un ataque de locura a su mujer y a sus tres hijos. Tras una lucha cuerpo a cuerpo, Hércules derrota al león y lo despelleja para cubrirse con su piel como figura en la talla.

El busto de madera queda enmarcado por un arco con líneas quebradas en sus laterales. En la parte superior, dos figuras masculinas musculadas y sentadas, inclinadas hacia delante y se dan la espalda. Una calavera entre ambas sujeta una moldura como remate de la pieza.

Tomar asuntos, personajes y héroes de la Antigüedad y de la mitología clásica fue habitual en el arte del Renacimiento. Además, se sabe que la obra impresa Los doce trabajos de Hércules de Enrique Villena fue muy conocida en los círculos eruditos leoneses de finales del siglo XV en adelante. En esta obra, además de narrar la historia de dichos trabajos, el marqués de Villena incorpora una serie de explicaciones y aplicaciones morales para los cristianos a cada uno de ellos. En este caso, compara la morada del animal con una selva de vicios (algo que recuerda a la Divina Comedia), en el que el león es la Soberbia, lo primero con lo que se debe acabar, pues es "cabeça de los viçios e primero en orden de las culpas mortales".

Del mismo modo, la calavera-Muerte es un elemento alegórico y simbólico muy común. Suele vincularse, por esa mediación entre lo pagano clásico y lo cristiano, con la locución latina "memento mori". Un recuerdo de que vamos a morir y de que la muerte iguala a todas las personas con independencia de su condición. Un mensaje para cuidar los actos en vida en una época en la que las apariencias, el linaje, la heráldica familiar y la representación de cara al público eran una obsesión para muchos.

Finalmente, cabría destacar el lugar de donde procede, el monasterio de San Pedro de Eslonza, regido por la orden benedictina desde su origen en el año 912 con García I rey de León, y que tras varias vicisitudes, por su estado ruinoso se decide reconstruir en el siglo XVI. Esto no evitará su vuelta a tal estado en época contemporánea. Hoy podemos observar la fachada renacentista y la fachada barroca del siglo XVIII de este cenobio en la actual iglesia de San Juan y San Pedro de Renueva realizada en el siglo XX en la capital leonesa.

La pieza del mes constituye una oportunidad para conocer más detenidamente alguno de los bienes expuestos en el Museo, mediante una explicación detallada durante las visitas guiadas, que se desarrollan gratuitamente de martes a domingo, a las 12’30 h.

Está pasando ahora

Fechas

Del 2 julio al 31 julio de 2019

Enlace

Dirección

Museo de León - Plaza de Santo Domingo, 8. Municipio de León. 24002 León.