Museo de Valladolid.San Pedro Regalado es el patrón de Valladolid. Nació a finales del siglo XIV y tuvo fama de santo prodigioso. Gozó de una gran devoción que en la historia del arte se ha acompañado de una rica literatura y una extensa iconografía, tanto con motivo de su beatificación en 1683, como de su canonización en 1746.

Sus biógrafos dicen que nació en 1390, en la Costanilla -calle que luego se llamó La Platería- y que descendía de noble linaje, aunque la investigación histórica en torno a su figura ha aclarado que descendía de judeoconversos. Desde niño manifestó su inclinación religiosa y frecuentaba el convento de San Francisco en el que ingresó a los trece años. Entusiasmado con las enseñanzas de Pedro de Villacreces -reformador de la orden que buscaba la vuelta de la vida conventual al rigor de sus orígenes- vivió entregado a la causa entre los eremitorios de la Aguilera (Burgos) y El Abrojo (Laguna de Duero) de los que llegaría a ser vicario. Murió en 1456, en La Aguilera, tras una vida de pobreza y caridad.

San Pedro tuvo fama de santo, poseedor de gracias y dones sobrenaturales que le daban la facilidad de hacer milagros, tanto en vida como después de su muerte. Uno de aquellos milagros es el que se plasma en este grabado, en el que se ve al Santo con un compañero sobre las aguas del Duero. Habían cruzado el río en busca de leña junto a otros frailes que los abandonaron al volver a la otra orilla. San Pedro, apurado por haber oído el toque de la campana del refectorio, tendió su manto sobre las aguas confiando en la ayuda de Dios y, con su compañero, llegó a salvo al convento.

Al fondo se ve un grupo de construcciones con una puerta de torres almenadas que puede entenderse como representación del convento del Abrojo. Más arriba, la Inmaculada Concepción, de quien San Pedro fue acérrimo defensor y devoto.

El grabado indica estar hecho en Roma por Carlo Grandi -grabador conocido en dicha ciudad y en Milán- según dibujo de Lázaro Baldi (1624 – 1703), pintor de la escuela de Pietro da Cortona, en Roma. Está fechado en 1744, un momento en que el proceso de canonización promovía la difusión de estampas e imágenes para propagar las virtudes del todavía beato Pedro Regalado. La dedicatoria se dirige al ministro general de la Orden, fray Rafael de Lugagnano, por los postuladores de la causa de canonización de la provincia franciscana de la Concepción a la que pertenecía Valladolid.

En el centro de la leyenda se dibuja el escudo franciscano, con los brazos cruzados de Cristo y san Francisco ante la cruz, tal como se configura en el siglo XVIII.

Junto con otras estampas y objetos artísticos este grabado, hoy conservado en el Archivo Histórico Provincial, fue donado al antiguo Museo Arqueológico en 1882 por D. Mariano González del Moral, presbítero, bibliotecario de la Universidad y Académico de la Real de Bellas Artes de la Purísima Concepción, que fue uno de los principales benefactores del Museo en sus comienzos.

Está pasando ahora

Fechas

Del 11 mayo al 11 junio de 2020

Enlace

Dirección

Museo de Valladolid - Plaza de Fabio Nelli, s/n. Municipio de Valladolid. 47003 Valladolid.